El método EPSE ofrece una solución monofásica para tratar aguas residuales y residuos peligrosos que incluyen metales solubles. Actualmente en los métodos de depuración que se utilizan hoy en día se aplican varias tecnologías y procesos multifásicos con mucha inversión económica que pueden ser reemplazados con el sencillo método de EPSE y alcanzar mejores resultados de forma notable.

 

Ventajas principales

  • Sencillo, rápido, rentable
  • El precipitado polimetálico que surge como resultado es reutilizable e insoluble de forma permanente.
  • Es efectivo frente a todos los metales desde el primer tratamiento.
  • La efectividad no depende de las concentraciones metálicas.
  • La aplicación del método funciona a cualquier temperatura.
  • No requiere grandes inversiones en equipamiento y muchas veces se integra en los equipos existentes.

El método EPSE también es revolucionario desde el punto de vista comercial. Hoy en día, por ejemplo, la industria de tratamiento de superficies puede pagar grandes sumas a las refinerías por el tratamiento de los residuos peligrosos que genera. No obstante, estos residuos peligrosos pueden contener 1000 veces más cobre que el típico mineral utilizable. Para la industria minera EPSE ofrece un proceso de depuración rentable y monofásico con excelentes resultados, y también la posibilidad de recuperar metales del precipitado.

 

 

La técnica de precipitación EPSE es sencilla, rápida y rentable. El proceso se basa en la dosificación del químico EPSE y en el ajuste del nivel de pH, sus costes de uso son bajos y la implementación del proceso no requiere grandes inversiones.

El precipitado que surge en el método EPSE es permanentemente insoluble, a diferencia de los métodos más comunes de los cuales el precipitado queda soluble. En el método EPSE el agua se purifica y se separa de los metales por completo y el precipitado insoluble generado en el proceso se puede clasificar como residuo permanente y no requiere almacenamiento especial ni permisos como el residuo peligroso.  A la vez se logran ahorros significativos en los costos.

La tecnología EPSE es efectiva frente a todos los metales con un solo tratamiento. Muchos métodos utilizados hasta ahora son selectivos y por eso requieren de varios tratamientos en un ambiente polimetálico. Los metales alcalinos y parcialmente los metales alcalinotérreos no se precipitan directamente con el método EPSE, pero en el mismo tratamiento se pueden bajar las concentraciones (como complejos químicos).

El método EPSE es efectivo a pesar de las concentraciones metálicas. Con los métodos actuales puede ser muy difícil eliminar las concentraciones de metales, en especial las que son muy pequeñas. El método EPSE ha sido probado y utilizado con éxito tanto en aguas residuales industriales como en aguas de minas, con concentraciones metálicas grandes y con muy pequeñas.

El método EPSE funciona bien en temperaturas bajas. Así nuevamente se obtiene una ventaja en términos de costos en comparación con los métodos anteriormente utilizados.

El precipitado que se forma desciende rápido. El precipitado insoluble que se produce en el método EPSE se puede utilizar como materia prima de muchas maneras. Lo más rentable es recuperar metales críticos.

Podemos precipitar los metales en un solo proceso con bajos costos de equipo y operación.